Charla 2

CURSOS DE FORMACIÓN PERMANENTE. LA SANTIDAD Y LOS SANTOS

SAN JOSÉ: Un modelo para nuestro tiempo.

SEGUNDA CHARLA: Encuadre bíblico

 

  • OBJETIVOS DEL CURSO
  • En este año dedicado especialmente a honrar a San José, conocer la riqueza de su vida.
  • Profundizar en los textos de la Sagrada Escritura que lo mencionan explícitamente o hacen referencia o alusión a él. También recorrer el Magisterio de la Iglesia.
  • Renovar nuestra vocación a la santidad desde la persona y la intercesión de San José
  • Promover la devoción en cada uno, en nuestras familias y comunidades.

 

  • LOS TEXTOS BÍBLICOS. Referencias directas de San José

 

  1. Genealogía de Jesús (Mt. 1, 16)
  2. La anunciación a San José (Mt. 1, 18- 24)
  3. El nacimiento de Jesús. (Lc. 2, 12- 20)
  4. La circuncisión. (Lc. 2, 21)
  5. La presentación en el templo (Lc. 2, 22- 38)
  6. La visita de los Magos (Mt. 2, 1- 12)
  7. La huida y el regreso de Egipto (Mt. 2, 13- 15/ 19- 23)
  8. Jesús perdido y hallado en el templo (Lc. 2, 41- 50)
  9. La infancia de Jesús (Lc. 2, 39-40/ 51-52)
  • OTROS TEXTOS BÍBLICOS. Referencias que ayudan a conocerlo más a S. José.

 

  1. Visita de Jesús a Nazaret. (Mc. 6, 1- 5/ Lc. 4, 16-30)
  2. Los primeros discípulos (Jn. 1, 45)
  3. El discurso del Pan de Vida (Jn. 6, 42)

 

Todas estas citas bíblicas hacen referencia directa a Jesús: la paternidad de José; su origen y realidad humana. Al mismo tiempo a su vida en Nazaret, ciudad de Galilea. Y con ello a su condición humilde: carpintero, e hijo de un carpintero.

 

  • INTRODUCCIÓN GENERAL. Algunas notas sobre la persona y misión de S. José

 

Recorriendo en breves pinceladas textos de la Sagrada Escritura, intentemos dibujar “en borrador” la persona, la personalidad y la misión que el Señor reservó a San José

 

  • La genealogía que recoge Mateo nos cuenta que José pertenecía a la familia del Rey David.
  • Que fue un humilde carpintero de Nazaret. (cf. Mt13, 55)
  • Estaba desposado con María (cf. Mt1, 18) sin haber aún vivido juntos.
  • José era un «hombre justo» (Mt1, 19)
  • Asumió la paternidad legal de Jesús y le puso el nombre.
  • En una cueva de Belén acompañó el parto de María y vio nacer a su Hijo “el Mesías”. (Lc2, 7).
  • Fue testigo de la adoración de los pastores (cf. Lc2, 8-20)
  • Estuvo en la visita de los Magos (cf. Mt2, 1-12)
  • Debió proteger a su familia y escaparse y vivir en el exilio durante un tiempo (cf. Mt2, 13-22)
  • Fue obediente a la ley judía.
  • Hombre piadoso que celebraba las fiestas, cultos y ritos mandados (Lc2, 22-39)
  • Dispuesto a hacer la voluntad de Dios manifestada principalmente a través de unos “sueños”.

 

Y pensemos cada uno, cuántos otros rasgos y virtudes podremos sacar de estas notas que resaltamos de José. Tendremos tiempo para verlas en otros encuentros.

 

  • BREVE COMENTARIO DE ALGUNOS TEXTOS BÍBLICOS.

 

A continuación, tomaremos algunos pasajes del Nuevo Testamento que quieren ser disparadores para nuestro posterior trabajo de oración junto con el Señor y en diálogo con nuestro querido San José. Para esto, les propongo utilizar el siguiente esquema que tiene tres pasos:

  • Lo que nos dice la Palabra de Dios
  • Lo que José puede decirnos
  • Lo que le digo yo a San José y a Jesús.

 

  1. LA ANUNCIACIÓN A JOSÉ. El varón “justo” (Mt. 1, 18-25)

 

  • Lo que nos dice la Palabra

 

  • Dentro de la infinidad de pueblos desparramados por el mundo… el ojo de Dios se detuvo en Nazaret… en ese rincón perdido… Nos encontramos dentro de una familia y de una casa donde vive una mujer llamada María… que enamorada de un tal José se había comprometido y estaban por casarse…

 

  • El relato con una contundencia y aparente frialdad nos da una noticia imposible de entender, de comprender para el hombre… más para el pobre José. Un embarazo que por obra del Espíritu Santo la había llevado a María a convertirse en Madre…

 

  • Vamos ahora a detenernos en la persona y en el corazón de José… Traten de dibujarlo en su imaginación y en su corazón… Ayuda mucho ponerle rostro.

 

  • 19: En una palabra, Mateo nos describe cómo era José: JUSTO. Para la Biblia decir esto de alguien es tanto y tan profundo que es para rezar…

Ser justo es, primero que nada, tener un corazón arraigado en el amor de Dios. Es saberse amado por Dios… protegido, cuidado… El “justo” por todo eso, mira a los demás con esos mismos ojos con los que él es cuidado por Dios…

 

Después José es justo porque busca y hace el bien a los demás… Y se sigue que José era un hombre sincero, recto y leal (por eso veremos lo que decide hacer con María).

Ser justo es también ser generoso, compasivo, misericordioso.

 

En una palabra, que se diga de José que es justo quiere decir que es SANTO

 

  • Desde esto, es como podemos comprender lo que sigue (V. 19 y 20)

 

No se nos cuenta nada el modo como José se entera del embarazo de María… Ni todo lo que pudo experimentar en esa prueba: sufrir, dudar, etc.

La respuesta se dará en un encuentro. José está durmiendo y tiene un sueño. Es un Ángel de Dios el que se aparece y lo llama por su nombre y su estirpe: hijo de David

Primero, el Ángel lo invita a sacar sus miedos fuera…

Después lo llena de paz… lo serena… “No temas”

    Enseguida recibe la respuesta que estaba buscando… Dios le explica a su manera y a la medida del justo…del santo José… Deberá creer en Dios y en que María lleva en su seno al Hijo de Dios… Y algo más: su Hijo será el Mesías, el Salvador.

 

  • (V. 23) El Ángel se despide afirmando el cumplimiento de la profecía de Isaías en María

 

 

  • Lo que José puede decirnos:

 

  • “José era un hombre justo”. Esto dice la Palabra de Dios de mí…

 

“Dejá que el Señor te diga ahora a vos como te mira Él que es tu Padre… ¿Cómo sos para Él?

Lo que supone saber levantar telones, sacar filtros de tus miradas, tus conceptos y juicios… pre- juicios ¿Cómo soy Dios Padre para Vos?”

 

  • ¿Qué más quisieras que te cuente?

Dios no les nos cuenta nada en la Biblia el modo cómo me enteré del embarazo de María… Ni tampoco de todos los sentimientos que pudieron brotar durante el tiempo que cruzó la noticia y el sueño que tuve.

Pueden pensar en: mi angustia, mi dolor, mi tristeza. Pueden también intentar entrar en mi corazón… Y reflexionar ustedes conjeturando: si dudé y se me sentiría mal de dudar de María a la que tanto conocía y amaba… Tal vez quieran preguntarse en lugar mío: “¿Por qué me hizo esto?”

 

En medio de esta oscuridad que viví, encontré la luz, la respuesta y, junto con ello, mi vocación y misión mucho más grande que la de ser carpintero de Nazareth.

 

El Ángel me ha invitado a una “aventura de fe”; a una misión que desde la fe podría haberla aceptado o no…Pude haber abandonado a María en secreto.

 

Enseguida abracé el desafío. Una misión que me superaba totalmente… no podía comprenderla… Solo creí. Desde la fe comprendí que Dios me quiso confiar dos tesoros… dos personas tan queridas por Él… Debería recibir a María en mi casa y ser su esposo… Debería recibir a su Hijo en su casa y ser la sombra de Dios Padre… ser su padre en la tierra.

 

 

  • Lo que le digo yo a San José y a Jesús.

 

¡Que maravilloso es el modo cómo Dios hace las cosas! Eligió esta manera tan callada… tan silenciosa… Y José será así en su vida: silencioso… En ningún momento de este texto se nos muestra que habla: no va a emitir palabra alguna. Y sin embargo habla… habla con sus gestos… actitudes… con su vida… EL SILENCIO de José nos va a hablar… Sus gestos van a ser su mejor respuesta a Dios y las mejores palabras para nosotros.

 

“¡CUÁNTO NOS ENSEÑAN TUS SILENCIOS DE JOSÉ! Queremos encontrarnos con el Señor que quiere hablarnos a cada uno… Vamos a dejarte a vos San José que nos digas lo que mejor te parezca que necesitamos en este momento de nuestras vidas y misiones.”