Charla 10 – 3 hermanos

10° CHARLA ESPIRITUAL. TRES HERMANOS
“Yo Soy la Resurrección y la Vida”

  • Introducción

Guiados una vez más por el Evangelio de Juan, vamos a acercarnos a tres encuentros que tiene Jesús. Esta vez, en un contexto de dolor, de muerte, de resurrección y vida, tres hermanos muy queridos de Jesús van a hacer su itinerario de fe. Y nosotros que vamos a rezar con este capítulo 11 de San Juan, podremos continuar nuestro propio camino espiritual de “discípulos amados” del Señor.

El milagro- signo de la resurrección de su amigo Lázaro es, sin duda, el más grande de los siete signos que recoge el evangelio. Más allá de los distintos temas que podemos recoger y desarrollar, piensen que en la línea de la serie de encuentros que estamos teniendo, este texto nos sirve de síntesis de todo lo recorrido hasta ahora y, a la vez, de disparador para lo que siga en los encuentros que nos quedan:

El amor del Señor (amor incondicional) ahora dibujado en la íntima amistad para con cada uno de ellos…

– Las dificultades que se nos presentan a la hora de responder al llamado y seguirlo a Jesús como sus discípulos, ahora reflejadas en el dolor, las dudas, los cuestionamientos de Marta y María…

– Las actitudes, gestos y palabras misteriosas de Jesús que hoy nos hablan a nosotros y nos interpelan a cada uno…

Esto que se encuentra recogido en este maravilloso drama que es el cap. 11 de Juan, (como lo fueron muchos otros) también nos abre a algo nuevo. Eso “nuevo” que para cada uno de nosotros tendrá reservado el Señor. Lo que quiera hacernos “ver o experimentar” para mejor creer y seguirlo.

  • Presentación de los personajes y el ambiente.

Marta, María y Lázaro, tres hermanos solteros vivían en Betania que distaba unos tres kilómetros de Jerusalén. Se suponen que eran conocidos, respetados y apreciados por muchos; por la realidad que Juan describe sobre el velorio y el entierro de Lázaro. Detengámonos brevemente en cada uno de ellos:

Lázaro. Es uno de los grandes protagonistas de este texto. Tal vez del que menos se sabe su vida anterior. Se supone que tendía una buena posición económica. No se cuenta si era propietario de tierras o de qué vivía él y sostenía a sus hermanas. Algunos opinan que era fariseo y que llevaba tiempo que estaba enfermo. Pero toda la vida anterior e incluso la posterior a su resurrección, quedará siempre en un velado misterio. ¿Cómo fue la vida de Lázaro después de su nuevo nacimiento? Nada se nos cuenta…

María (Jn.12, 3). Es tal vez el personaje más controvertido de todos. ¿Es la misma Magdalena? ¿Es la pecadora pública que llora a los pies de Jesús cuando va a ser apedreada? (Jn. 8) Muchos dicen que son Marías distintas… mujeres distintas. Otros apoyándose en los perfiles religiosos y psicológicos se inclinan por ver a la misma María. Lo que más conocemos de ella y su hermana nos lo cuenta Lucas en el capítulo 10. A María se le reservará “el elegir la mejor parte” en palabras de Jesús. Lo que nos muestra su amor “a los pies” de Jesús, amor contemplativo… de silencio y escucha. Algo que Jn nos lo recuerda (anacrónicamente) al comienzo de este cap. 11 y nos relatará, poco después, en el 12 cuando María unge con un perfume de mucho valor los pies de Jesús. No vamos a entrar en estas disputas.

Marta (Lc. 10, 38-42) por el contrario es la mayor de los tres hermanos. Por lo mismo de recién, vemos que lleva adelante la casa. Mujer decidida, de personalidad fuerte, carácter dominante… Activa, ansiosa y frontal: “No te importa que mi hermana…?” Y en el texto que veremos sus rasgos se definen también por ser una mujer de una honda fe.

El nombre de Betania es símbolo hoy de hospitalidad, de amistad, de acogida. Una simple aldea recostada a los pies de una colina. Betania siempre nos recordará los hechos conocidos por los evangelios y que nos hablan de un aspecto maravilloso de la vida Hijo de Dios entre los hombres: la amistad, el descanso necesario, la hospitalidad, la tensión entre la vida activa y la contemplativa, etc.

Sí Betania será recordada porque cuatro corazones latieron de amor al unísono; también en el momento de la prueba, la enfermedad, el dolor, la muerte, la vida y la alegría. Y porque ahí vivió un hombre que murió dos veces.

  • Presentación y división del texto (Jn. 11, 1-57) La resurrección de Lázaro.

Sin dudarlo, el texto del que nos vamos a ocupar a continuación es uno de los pasajes más maravillosos que recoge el evangelio de Juan. Por todo lo anterior que dijimos y por lo que no vamos a decir pero constituye a nivel teológico una fuente inagotable de estudio, investigación a niveles de exégesis bíblica, de cristología, etc. Sí, digamos que la intención es mostrar que Jesús es fuente de vida y resurrección. Pero será su Muerte y Resurrección la que va a dar Vida al mundo.

Un hecho que ocurre a las puertas de Jerusalén, delante de muchos testigos hostiles a Jesús. Un muerto que resucita cuatro días después… Y que desencadenará una decisión de muerte… Como veremos al final. Un texto de los más emotivos de toda la Sagrada Escritura. Revelador de los sentimientos más profundos de Jesús y del poder que tiene, como verdadero Dios, sobre la muerte.

El milagro- signo Juan lo ha querido envolver en una narración donde las escenas que se suceden, los diálogos y la parte narrativa sacan a luz temas maravillosos:

– Los distintos “tiempos de Dios y de los hombres”

La fe y las dudas… Las dudas y la incredulidad (de sus protagonistas)

La muerte y la vida… La resurrección.

Para que nos ayude a la oración y a la comprensión teológica de este acontecimiento, vamos a dividir el texto en escenas y, como hicimos varias veces ya, le vamos a poner título. Escenas definidas para nosotros en los encuentros de Jesús con cada uno de los protagonistas de este “otro drama existencial”

  1. Prólogo. La enfermedad y muerte de Lázaro (Jn. 11, 1-16)

  2. Primer encuentro. Jesús y Marta (17- 27)

  3. Segundo encuentro: Jesús y María. (28- 37)

  4. Tercer encuentro: Jesús y Lázaro (38- 44)

  5. Epílogo. Consecuencias de la resurrección (45-57)

  • Comentario del texto.

  1. Prólogo. La enfermedad y muerte de Lázaro (Jn. 11, 1-16)

En este inicio tenemos muchísimo para la oración:

– anuncio de la enfermedad

– Mensaje de las hermanas a Jesús.

– Retraso de la ida de Jesús.

– Tesis sobre el sentido del signo.

V.1-2. Resalta el estado de enfermedad de Lázaro. Para entender el signo de Jesús hay que tener en cuenta esto.

V. 4. “la gloria”. Aparece este tema tan propio de Juan. “para que el Hijo de Dios sea glorificado en ella”. La gloria llega a su punto culminante en la muerte y resurrección de Cristo.

V. 5. Importa tener en cuenta la cronología de los días hasta llegar al cuarto

V. 8-9.  “Los discípulos le dijeron: «Maestro, hace poco los judíos querían apedrearte, ¿quieres volver allá?”. Nos reencontramos con las resistencias de los discípulos. Y las imágenes que usa Jesús para introducirlos en la comprensión del signo que va a hacer: luz- tinieblas/ día- noche/ muerte- gloria.

V.14. “Lázaro ha muerto”

V. 15 “me alegro por ustedes no haber estado allí… para que crean” La alegría de Jesús no está en la muerte pero pasa por la muerte.

Entre el prólogo y la escena que sigue, recemos imaginándonos lo que nos dejó de decir San Juan en el evangelio… Para que a cada uno nos lo diga Jesús. A modo de disparador: ¿por qué mandó Jesús ese mensaje tan “extraño”?

  1. Primer encuentro. Jesús y Marta (17- 27)

Marta se moviliza al enterarse de la llegada de Jesús. María permanece en la casa.

V.25. “Yo soy la resurrección y la Vida… ¿crees esto?

V.26. Maravilloso itinerario, maduración y profesión de fe. Se convierte en “discípula amada de Jesús” en el dolor… en la prueba… en la desolación. Marta sabe lo que es Jesús Mesías, Hijo de Dios, Salvador) y lo que puede hacer Él

  1. Segundo encuentro: Jesús y María. (28- 37)

Jesús quiere que María lo busque… se movilice. Algo que se repetirá en el capítulos 12 y, ¿no ocurre algo parecido en la mañana de la resurrección, junto al sepulcro? (cap. 20) María lo busca “a los pies”…

V. 32 María se postra a los pies de Jesús. Imagen que se repetiá en el cap 12 y en el cap. 20. Los paralelos. Es su profesión de fe… y de amor (es su itinerario de “discípula amada”

V.33 Conmoción profunda de Jesús… Que habla mucho más que palabras. ¿Cómo siente el corazón del Hijo de Dios hecho hombre nuestro dolor?

  1. Tercer encuentro: Jesús y Lázaro (38- 44)

V.40 “No te he dicho que si crees verás la gloria de Dios” Una frase que nos invita a preguntarnos y a rezar sobre cómo creemos en los momentos de prueba, de dolor,

V. 42 Los tiempo de Dios distinto a los tiempos del hombre

V. 43. Imaginarnos el encuentro. Lo que se dice y lo que no se nos dice (vendas y sudarios para sacar) ¿Qué fue lo primero que hizo después que le sacaron todo esto?

  1. Epílogo. Consecuencias de la resurrección (45-57)

V.45-47. Distintas posturas frente al signo: los que creen, los que dudan…, los que no creen… Los que se cierran a la luz y a la Vida.

V.49b -50 Y la profecía de Caífas…Ustedes no comprenden nada.¿No les parece preferible que un solo hombre muera por el pueblo y no que perezca la nación entera?».

Y lo que aclara Juan en el evangelio. Lo que aclara para nosotros que estamos haciendo este itinerario de “discípulo amado”

  • Puntos para la oración.

  1. Guiados por el texto recorrer las distintas escenas como “discípulo amado” de Jesús que es testigo de este milagro- signo. Y así continuar con este itinerario de fe que venimos llevando y que apunta a “creer más” en Cristo.

  2. Hacerme un “amigo” de Marta, María o Lázaro que los acompaña y está a su lado. Y así experimentar aquello que Jesús quiera hacerme ver desde su amor a estos hermanos.